Notas al Calce de la Nostalgia

He aquí un arreglo poético de palabras

Que recordarán bien los sentimientos que las escribieron.

Retratos de una conciencia romántica

En diferentes estados de melancolía.

Serie de intimidades de variados versos

Que llevan la sangre derramada

Del corazón abierto;

Vino tinto con sabor a recuerdos

Beba, lector, beba sin miedo

Le insisto a que pruebe

De los labios más puros  

Que he conocido

De las manos más tiernas

Que me han tocado

De las pasiones más tristes

De mi alma enamorada

Pruebe, lector, la sonrisa de verano  

Que fue la primavera de mis sueños

Pruebe la aurora enardecida

Que fue mi piel bajo su pecho

Las mil gotas de sol

Que se deslizan por su cuerpo

Mientras se revuelca entre las sábanas

De mis desquiciados sesos

Arden, lector, arden las palabras

Que le he servido en esta copa,

Convierten en llamas agonizantes

Toda corriente de pensamiento

Pero no tema, lector, del infierno ajeno

Pues es necesario para quemar las telarañas

Que teje la esperanza

Alrededor del frágil corazón

¿Hace falta que le confiese, lector, que no soy poeta?

Que solo soy creatura dolida

Maldiciendo su memoria

Por verterle sal en las heridas

No obstante, le pido que preste particular atención

A los aspectos exquisitos del dolor

Que estremece tanto los sentidos

Que se siente uno vivo al recordar los placeres perdidos

Y es hasta posible enamorarse de la angustia

Querer sentirse lleno de tan potente, tan desgarradora emoción

Que se vuelve uno adicto a su tristeza

Contemplando el mundo a través de lágrimas

¡Pero yo no soy así, lector!

No busco el estar cómoda con mi tristeza

Aun me llene el pecho de poesía y arte

Aun me incite los más profundos latidos

Busco desatarme del pasado

Desalojar la felicidad falsa de mis memorias

Que aunque fue real en su momento dado

No es real en mi actual delirio

Mas el haberme visto feliz en el reflejo de sus ojos,

Haberle amado hasta los límites del sentimiento,

Me torturan la conciencia de tan fatal modo

Que se presenta ilusoria e insuficiente cualquier otra felicidad

¿Qué le parece, lector, el efecto embriagante

De este elixir sentimental?

Que satura la razón de suspiros

Y la intoxica de pasión y añorar

Hasta que se termine la botella

Espero entonces el codiciado momento de claridad

Mientras tanto mi estúpido romanticismo

No se resiste en hacerle el amor a mi soledad

Veo ya que se le ha vaciado la copa

Bien, no le haré tomar más

Tendrá usted sus propios venenos pasionales

Y memorias por las cuales agonizar

Le recuerdo que solamente escribo por documentar

Las nociones concentradas de este sentimiento triste

Que no es más que un arreglo poético de palabras;

Notas al calce de la nostalgia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: